Las empresas británicas pierden dos meses y medio al año por una mala gestión de las contraseñas.

Las empresas británicas descuidan las prácticas de gestión de contraseñas y no reconocen el valor de las herramientas automatizadas. OneLogin, el proveedor líder de Gestión de Acceso Unificado, ha revelado que las empresas británicas pierden anualmente, por término medio, 2,5 meses al año restableciendo contraseñas. La incapacidad de gestionar las contraseñas y las tareas administrativas mundanas de TI de forma eficiente está costando tiempo y dinero a las empresas. (Descargue el informe completo sobre gestión de contraseñas aquí).

«Está claro que las ventajas de la tecnología innovadora para facilitar las prácticas empresariales modernas aún no han sido reconocidas por la empresa media del Reino Unido, abrumada por los procesos cotidianos de gestión de contraseñas. Hay que crear confianza entre las empresas y los proveedores de tecnología B2B, ya que muchas empresas se obstinan en la oscuridad y evitan el tema de la «transformación digital» para liberar a los empleados y la eficiencia operativa.» Comenta Thomas Pedersen, director de tecnología y fundador de OneLogin.

«Las empresas británicas deben agilizar y simplificar los procesos de Gestión de Identidades y Accesos (IAM) implementando herramientas de Inicio de Sesión Único y Autenticación Multi-Factor. Al hacerlo, liberarán a los profesionales de TI cualificados para que se centren en tareas que aporten mayor valor al negocio y conecten a las fuerzas de trabajo dispersas. Las organizaciones que no lo hagan, podrían no sobrevivir en los próximos dos a cinco años. La rápida adopción de herramientas automatizadas es clave para la supervivencia de las empresas». Añade Pedersen.

Además, dos tercios (66%) de los encuestados confesaron no comprobar las contraseñas con listas de contraseñas comunes y más de tres cuartas partes (78%) no comprueban las contraseñas de los empleados con algoritmos de complejidad de contraseñas. Esta escasa higiene de las contraseñas está dejando a las empresas británicas vulnerables a los ciberataques.

Aunque la mayoría de los encuestados practican una buena higiene de las contraseñas, muchos de ellos indicaron que a menudo faltan los fundamentos básicos:

– Menos del 19% (18,7%) comprueba las contraseñas con las tablas del arco iris

– Más de la mitad (51%) no exige caracteres especiales

– Algo menos de la mitad no exige números (47%) ni mayúsculas y minúsculas (37%)

Los requisitos obligatorios para las aplicaciones corporativas internas también son preocupantes y demuestran que el valor de las tecnologías innovadoras que simplifican la gestión de los accesos aún no ha sido realmente reconocido:

– Sólo el 53% exige la integración del inicio de sesión único (SSO)

– Sólo el 35% ha implementado políticas de complejidad de contraseñas

– El 70% no ha implementado políticas de rotación de contraseñas