Greenbone presenta dispositivos virtuales para la gestión de la vulnerabilidad.

Greenbone, proveedor líder de análisis de vulnerabilidad para redes de TI, ha anunciado hoy que su probada cartera de productos de gestión de vulnerabilidad (VM) está ahora disponible a través de dispositivos virtuales. Los clientes de Greenbone pueden ahora elegir entre desplegar dispositivos físicos o virtuales, lo que aumenta la flexibilidad y la eficiencia, al tiempo que asegura que la protección de los datos está siempre garantizada.

Las soluciones VM identifican y parchean las vulnerabilidades relevantes para la seguridad en los sistemas de TI, ayudando a las empresas a reducir su exposición a los riesgos y mejorando la resistencia general de sus infraestructuras. Toda la cartera de soluciones VM de Greenbone -ideal para las empresas de nivel básico, las PYMES y las medianas empresas- está ahora disponible a través de un dispositivo virtual.

Las soluciones de nivel básico incluyen el Greenbone Security Manager (GSM) MAVEN y el GSM ONE, ambos con capacidad para hasta 300 direcciones IP. Para las PYME, el dispositivo virtual GSM CENO admite hasta 500 direcciones IP. Para las medianas empresas, las opciones incluyen el dispositivo virtual GSM DECA, que gestiona hasta dos sensores y hasta 1.500 IP, el GSM TERA (hasta seis sensores y 3.000 IP), el GSM PETA (hasta 12 sensores y 9.000 IP) y el GSM EXA (hasta 24 sensores y 18.000 IP).

El GSM MAVEN se suministra con soporte de base en una suscripción de un año. Todos los demás dispositivos están disponibles para los clientes con una suscripción de un año, tres años o cinco años. Esto incluye el soporte Platinum, así como todas las actualizaciones y mejoras.

Los clientes pueden optar por implantar dispositivos físicos o virtuales, en función de la solución que mejor se adapte a sus infraestructuras y ámbitos de actuación actuales. Para ayudar a los clientes a tomar la decisión correcta, Greenbone ha creado un documento que compara las características clave de ambas opciones. Dado que ambas soluciones funcionan dentro de la infraestructura del cliente, y no sobre la base de un software como servicio (SaaS), la protección y la soberanía de los datos siguen estando garantizadas.

Dirk Schrader, CISSP, CISM, ISO/IEC 27001 Practitioner en Greenbone, comenta: «Hay una serie de diferencias entre los dispositivos físicos y los virtuales que hay que tener en cuenta para garantizar la seguridad de las operaciones. ENISA, la Agencia de Ciberseguridad de la Unión Europea, ha presentado un análisis exhaustivo de estas diferencias. Es crucial que todos los activos se integren en un concepto de seguridad holístico. Los aparatos físicos también pueden ser inseguros si se conectan abiertamente a Internet y utilizan contraseñas por defecto».

La virtualización forma parte de las infraestructuras informáticas desde hace muchos años. Permite un uso más flexible y eficiente de los recursos, pero también alberga riesgos. Durante mucho tiempo se han descuidado los aspectos de seguridad de los entornos virtualizados, lo que ha provocado graves ciberataques. En los últimos dos años, se ha tomado conciencia de que la virtualización no es 100% segura y que hay que utilizar controles complementarios. Esta comprensión ha sido el requisito previo para que Greenbone ofrezca también sus productos VM de eficacia probada como dispositivos virtuales.